18.11.04

Obituario I

Ten�a los ojos grandes y muy expresivos, pero las piernas y los brazos eran muy flacos. Igualmente, sal�a a la calle y el barrio se reia. Se luxaba de nada y me daba miedo que le pasara algo. Una ma�ana le dije "Te quiero" y la invit� a merendar a casa... Las orejas le quedaban grandes y el nombre chico. Pero la sonrisa era del tama�o justo. Le gustaba que hablara raro y que viviera enfrente. No le gustaba ser tan t�mida. Muri� para la misma �poca en la que mueren muchas ilusiones. Cuando dejamos de ser ni�os.

2 comentarios:

Sagi dijo...

�Crees terminar para antes de navidad?

Chuy dijo...

me lleg� al coraz�n :(