28.10.04

La lecci�n de anatom�

En el plano amatorio (�ser� un plano porque se acostumbra hacerlo sobre la cama?), el espectro de situaciones y variantes sensuales es, a pesar de lo que muchos y muchas creen, s�mamente amplio. Y lo mejor de todo, es que muchas veces son los lugares menos explorados, los que m�s placer producen... Muchachos, a no sorprenderse. Justo cuando algunos se vanagloriaban de ser de los pocos iluminados que encontr� el cl�toris, despu�s aparecen con un Punto G de dudosa existencia y nos cagan la fiesta. Y c�mo si fuera poco, uno tan contento con su descubrimiento, hasta que alguna muchacha osa sugerirnos, cuando no insinuarnos, decirnos o reclamarnos (como si nos interesara): - "Pero no te la pases todo el tiempo ah�, acariciame en otros lugares" �Pero c�mo, es que existen otros lugares? �Deber�an importarnos si es que existen? Si muchachos, existen y son muchos. Y lo que es peor, en muchos casos, pasan completamente desapercibidos, perdiendo oportunidades de lograr un erotismo mayor. Y estos detalles pueden estar en los gestos m�s inocentes. Algunas veces, dejando de lado por un momento los pechos, el cuello, la entrepierna o las orejitas, se puede dar placer en otros lugares. Tenemos las pancitas, siempre d�ciles y dispuestas a recibir caricias o besos. Existen las piernas, con sus sensibles muslos que temblar�an de placer ante un m�nimo roce. Siempre se puede seguir bajando hasta llegar a los pies, que una vez liberados de las cosquillas, pueden convertirse en un buen receptor de caricias. Besar las mu�ecas o la palma de las manos, puede ser tanto o m�s erotizante que otros gestos quiz�s m�s osados e impracticables en la v�a p�blica. Y tambi�n hay que prestar atenci�n, no solo a los lugares, sino a la intensidad de las caricias. Unas caricias y mimos suaves, hechos con mucha delicadeza y esmero, pueden provocar pasiones y calenturas que habr�an sido envidiadas en la mism�sima Sodoma. El leve roce del dorso de nuestras manos sobre una espalda desnuda provocar� las m�s deliciosas sensaciones. Y ni hablar de situaciones aparentemente "inocentes" que puedan convertir a una mujer en una ninfa ardiente en deseo. Situaciones quiz�s tan simples como habituales, como lo son acariciarle el cabello, rozando la nuca, o subirles lentamente el cierre de un vestido (ni hablar ya de baj�rselo), o simplemente colocarnos muy cerca, de modo que se puedan sentir los latidos del coraz�n o nuestro perfume. Obviamente, todo esto es muy personal y propio de cada pareja que eventualmente se encuentre en esta posici�n de buscar el placer del otro. Nunca dos personas ser�n iguales, as� como nunca van a responder de igual manera al mismo est�mulo, por eso es que hay que probar todas las variantes, siempre. Sepan que este "trabajo extra" ser� muy bien reconocido y seguramente, mucho mejor recompensado. Y tengan en cuenta que si existe un m�sculo escondido. Y no es uno de esos que escuchar�n mencionar a Alessandra, esa gordita tan simp�tica de CosmopolitanTV, que sin ponerse colorada pero con sonrisas picaronas, habla de cualquier tema referido a lo sexual. No, es un m�sculo mucho m�s escondido que el PuntoG, mucho m�s sensible que el cl�toris y mucho m�s estimulante que cualquier caricia: ganen su coraz�n. El resto es pr�ctica.

27.10.04

La negociaci�

Un hombre entrado en a�os -y experiencias- se encuentra sentado en el banco de una plaza, mirando seguramente hacia un pasado que no volver�, como casi todos los pasados. La tardecita que promet�a sol, termin� decantando por unas nubes grises que no pueden traer m�s que lluvia... La tarde se insinuaba igual que otras tantas tardes, pero habr�a de suceder algo distinto, algo que estaba predeterminado que sucediera esta tarde y no cualquier otra. Sin esperarlo, una mujer, de cabellos rubios nacidos en el mismo sol, se sienta en el mismo banco, y de entre sus labios emerge una canci�n largamente olvidada, y la canta despacio, dejando la invitaci�n para la siguiente estrofa. El hombre, mirando a su lado, molesto al comienzo por la invasi�n de su lugar y su momento, intenta recuperar de alg�n rinc�n con telara�as de su mente, esa estrofa faltante. - "Las plazas siempre me recuerdan esa primera infancia de juegos inocentes y rodillas coloradas, �no le parece?" - dice ella sabiendo perfectamente de lo que habla. - "�Disculpe? �Nos conocemos?" - "Claro, todos me conocen. Aunque algunos desear�an no hacerlo". - dice ella y lo mira fijamente a los ojos. El hombre estuvo a punto de pararse e irse, fastidiado, un segundo antes de mirar dentro de esos ojos. Cuando lo hizo, comprendi� realmente la dimensi�n del problema. Y tuvo pavor. - "�Qu� hice? �Por qu� yo?" - pregunto con la voz tr�mula del terror. - "Nada. Digamos que solo tengo un capricho, como tantos otros" - contesta ella mientras enciende un cigarrillo en una boquilla infinita. - "�Qu� quer�s de mi?" - "Lo usual. Busco almas, como siempre. No me preguntes porqu�, pero la tuya me es de vital inter�s." No pudo decir nada. El miedo le apretaba el cuello y apenas le permit�a respirar. El coraz�n desbocado, bombeaba una sangre helada por las venas. - "Tengo otros asuntos que arreglar, as� que vayamos al grano. �Qu� quer�s? �Quer�s volver a tener a tu esposa? O mejor a�n, �a tu primer amor?" - "Nada" - dijo �l, zafando por momentos de la presi�n - "Vamos... todos quieren algo, cada cual tiene su precio. Ya se lo que vos me vas a pedir... �Juventud! El cuerpo ya te traiciona y te acord�s de mejores tiempos.�Ped�melo!" - "No...quiero... nada". - "Vos a�or�s otros tiempos. Sos un fantasma de otra �poca. �Prefer�s cantar a d�o con Carlitos... o con el Polaco? Puedo darte si quer�s, a la Rubia Mireya o a esas rubias de Nueva York" - "Por favor... dejame solo". - "Todo puede ser tuyo, cualquier cosa. Pod�s volver a jugar con el trompo, verte con los muchachos del caf� de la esquina. Nada es imposible para mi, nada escapa a mi poder". - "Hay... algo. Una cosa quisiera." -dijo, dudando- "Mi hijo. Hoy le compr� esto en Once" -y muestra una calcoman�a con una boca deforme, de la cual sobresale una lengua, signo de este y otros tiempos- "Pero no se lo puedo dar... ni siquiera puedo hablar con �l. Est� siempre con esos aparatos en los oidos, y no me oye. Si algo quiero, es poder hablar con mi hijo". - "Yo puedo hacerlo, a cambio de tu alma". Belceb� extiende una fantasmal hoja, vaya uno a saber con que infernales condiciones, pero un trueno destroza el silencio y produce el milagro. El hombre, se toma del pecho, en una contorsi�n que le durar� el resto de su vida. El coraz�n, harto de aguantar durante a�os los embates de la vida, se decide, indefectiblemente, por la muerte. El cuerpo sin vida, cae lentamente hacia la rubia, quien se para y no cree lo que est� ocurriendo. Mirando hacia arriba, exclama : - "� Este era mio !" - y tomando repentinamente la forma de un hermoso angel, desaparece. Quien est� dispuesto a dar el alma por hablar con su hijo, merece sin lugar a dudas, escapar de las llamas del averno.

20.10.04

Calzoncillos Bord�, Pi��n Fijo y las Bolas del Pool

Quiero aprovechar el baj�n creativo para recomendarles un blog, que me atrap� casi sin esper�rmelo. La Misma De Siempre, es el blog de Gaby, de la cu�l se poco y nada, salvo que tiene una familia como muchas otras familias, fobias, dudas, broncas y an�cdotas. Pero sobre todo, una manera muy fresca para contarlas y hacernos part�cipes de lo que le toque vivir. �Ah! Y tiene novio.

Soledad

No s�lo era su boca, esculpida por un coro de serafines, sino que en sus ojos dorm�a toda la luz de un d�a y en el negro profundo de sus cabellos, todo el misterio de la noche... En su cuerpo, dulce conjunci�n de valles y sierras, de vados e itsmos, como un explorador a prop�sito he de perderme en cada rinc�n, en cada pliegue, en cada utop�a, en cada quimera.

18.10.04

Do�a, �me permite una pregunta?

Volvamos un poco a la vieja usanza bloquera, la de publicar algo ya por el mero hecho de hacerlo, cosas que nos pasan en nuestra para-nada-interesante vida, con el solo hecho de que el resto de la gente se entere, nos de sus comentarios, y de esa manera, sentirnos unos buenos-para-nada al ver que la gente, tiene todas las respuestas del mundo, excepto nosotros... Resulta que uno de los principales motivos por lo que sol�a escribir, antes, era para improvisar respuestas a las dudas que me planteaba, y para las cuales no siempre ten�a una respuesta. Era un ejercicio de impostaci�n, algo casi teatral, dejando que la pregunta nazca y luego improvisando sus respuestas, como si el que respondiera no fuera yo. O fuera un mejor yo, otro yo, otros "yo". Improvisar. Que diablos, a veces una respuesta improvisada era mejor que la falta total de respuesta. Tambi�n, sol�a escribir para poder hacer todas esas preguntas que, solas y de por s�, no llegaba a plantearme, que rondaban bien adentro de la cabeza sin encontrar un orificio de salida. Entonces, frente a una PC y con la pantalla en blanco, las preguntas sal�an solas, solitas, como disparadas a trav�s de los dedos, preparadas para estamparse en el blanco fondo fluorescente del monitor. Y as�, des�ngrandose en negro, era mucho m�s lindas verlas muertas sobre la pantalla, que sin forma dentro de la cabeza. Y el blog tiene algo maravilloso, que no lo tenia el papel, y que no lo ten�a el Word... �Ustedes! Ac� quiz�s tampoco encuentre respuestas, pero por ahi se reemplacen algunas de las preguntas est�pidas, por preguntas m�s interesantes, o quiz�s con puntos de vista completamente diferentes (gracias a dios por la diferencia y la variedad). Y digamos que adem�s, todo tiene cierto "plus": no son un p�blico masivo, no son un desconocido, un habitante de Bangladesh que, de repente, se top� con clicDiario buscando "el piropo" en Google, y que adem�s, se le da por registrarse y opinar lo que se le ocurre... No, da la casualidad que son pocas personas, las cuales conozco en su mayor�a, las cuales tienen el disgusto de conocerme en persona (previo cierto consumo obligatorio de Reliver�n), y personas a las cuales respeto mucho y me interesa lo que tienen para decirme. Si, ya que soy obtinado, terco, mula, etc, y a veces hago lo que se me canta soberanamente las bolas, pero a veces tengo que transitar el camino que me parece el adecuado, aunque me lleve directamnete al precipicio, cual Lemming ciego y sin poder hacer escaleritas. Entonces, el g�nero todo, se transforma en una masa viva, en un ir y venir de ideas, de opiniones. Uno, que tiene la fortuna de ser el que lanza los dados esperando un siete, se encuentra de repente con respuestas y opiniones por dem�s mucho m�s interesantes que el tema original propuesto. Y as� este espacio se convierte en nuestro espacio. Y nunca sabremos hasta donde nos puede llevar una pregunta. O si ese final ser� otro inicio. O nada. Pero �qu� importa?

15.10.04

�C�mo verle lo bueno a ciertas cosas?

Se dice que "no hay mal que por bien no venga". No me jodan, no es por pesimismo, pero hay cosas que no hay manera de que tengan un lado bueno. Y mucho menos cuando una noticia provoca tanta angustia y tanto mal en gente que ni siquiera est� directamente relacionada. Hay cosas que trascienden cualquier relaci�n posible. �Servir� llorar? Espero que si, porque no puedo parar... Lamentablemente de las pocas cosas que tienen ese poder de darte de lleno en el pecho, de dejarte tirado sobre una silla, de entumecerte el entendimiento al punto de no entender el porqu�, la mayoria de esas pocas cosas tienen un caracter negativo, malo, perverso, injusto. Hoy muri� una nena. No llegaba a tener 3 a�os de vida. Un virus que, para el resto de nosotros puede tener el nombre que sea, eso no importa, se encarg� de complicar sus inmaduros pulmoncitos y la dej� postrada en una cama de una cl�nica. No s� su nombre, no s� el nombre de sus padres, no s� si era hija �nica o no. No s�. Solo s� que era compa�era de mi hija, y que ten�a solo 2 a�os. El resto no importa. Nada va a hacer que me sienta menos mal. No le encuentro sentido. Nunca me lleg� tanto la muerte de alguien. Tuve dos p�rdidas de gente cercana a mi que en su determinado momento, no me impactaron ni me llegaron tanto como ahora. Mi abuelo muri� cuando yo tendr�a 16 a�os. De un d�a para el otro, nada de complicaciones y largos tiempos de internaci�n. Sucedi� a 2000km de mi casa y de imprevisto. Quiz�s por eso no lo sent� tan cercano. Quise llorar y no pude. Quer�a gritar, pero no pude. Pero ese d�a hice 16 tantos jugando al HandBall, cuando lo usual eran cero. Ese d�a jugu� como nunca, us� toda mi fuerza, toda mi rabia y la poca destreza que tengo. El otro caso fue el de una amiga cercana que en busca de un sue�o, muri� lejos, muy lejos de su casa y de su gente. Muri� antes de cumplir 25 a�os en un camino italiano que a lo sumo, la hab�a visto pasar por all� 2 o 3 veces. Dicen que fue al instante y eso a veces, es un consuelo. Pero en esa ocasi�n tampoco pude llorarla, tampoco pude angustiarme. Tan solo la incredulidad se instal� en mi rostro y no comprend� la p�rdida, hasta que vi juguetes de mi hija, que habian sido comprados por ella. O sus fotos, que estaban escondidas en un mueble. De nuevo esa sensaci�n de que eso no estaba pasando, o que no me pasaba de manera cercana. Entonces, �qu� es diferente ahora? No lo s�. No se si ser� la edad, si ser� la cercan�a con mi hija, si ser� el terrible -horrible- pavor que me provoca el pensar que a mi hija alguna vez le suceda algo. No s�. Pero esta vez si lloro, esta vez si me angustio y esta vez, si lo siento cerca. Me dan ganas de vomitar, tengo la garganta completamente cerrada y si mis manos no est�n sobre el teclado, tiemblan. Es la primera vez que La Muerte me toca el hombro y me hace sentir su presencia, su espontaneidad y su inevitabilidad. Vino y se hizo ver, la muy perra. Hoy no sab�a sobre que escribir. Lamento mucho que este tema se haya presentado hoy para llenar este espacio. Pero estas cosas, cuando suceden o tiempo despu�s, son grandes disparadores de muchas cosas. No hay mal que por bien no venga, siempre aparece. Hoy no creo que sea as�. Hoy no creo que los padres de esta ni�a lo vean asi. No creo que ninguno de los padres que estamos al tanto lo veamos asi, ni las 'Se�os' del jard�n... Solo resta pensar, que a partir de hoy a las 11:45 PM, tenemos un angelito m�s revoloteando por esta ciudad, escuchando nuestros pensamientos, confortando nuestras almas, aliviando nuestros pesares. Un angelito que tuvo cosas m�s importantes que hacer all� que aqu�. Y nosotros... condenados a seguir. Siempre seguir.

12.10.04

�O'zapft is!

O lo que en criollo ser�a "�El Barril Est� Abierto!". El Oktoberfest '04 (o mejor conocido como La Fiesta de la Cerveza) en Villa General Belgrano, C�rdoba es algo que toda persona -m�s all� de su gusto o no por el lupulento brebaje- deber�a experimentar alguna vez. Puedo intentar poner todo lo que viv� este fin de semana en t�rminos po�ticos, con analog�as o cualquier otro recurso literario que no poseo (aunque intuyo) pero sinceramente no creo que vaya a poder. Esto es demasiado desbordante...
� Esta fiesta estuvo de la reput�sima madre !
Desde que partimos, con la adrenalina de un grupo de personas que no se encuentra sino hasta 5 min. antes de que salga el micro, pasando a un trasbordo a las 8 de la ma�ana, el viaje hasta la Villa, de dos horas de duraci�n y siendo espectadores del escenario que la naturaleza nos desplegaba ante nosotros, hasta la emoci�n de llegar a un lugar donde se respiraba festejo en el aire. Pero se respiraba en serio. El clima estaba sacado de algun verano que misteriosamente se instal� sobre la villa, mientras en la calle principal se llevaba a cabo el desfile: que perros con sombreros, que una vaca ceremonial, vikingos, italianas, suizas (como me gustan las mujeres en trajes t�picos), mariachis, banderilleras, alemanes, un despelote terrible (est�n las fotos que demuestran esto). El primer d�a (s�bado) pas� r�pidamente entre una visita al predio de la fiesta, tumulto en el espiche (para los menos cultos, esto es el pegarle s�dicamente a un barril lleno de cerveza, que no le hizo nada a nadie, con el vil motivo de romperlo y que derrame su preciado contenido, usualmente a grandes borbotones y sobre la cabeza de gente que ocasionalmente pase con sus Chopps por el lugar), asado a la noche, fernet con coca y cuarteto. Mucho cuarteto. Y el domingo... Bueno, no se como voy a explicarles, pero lo voy a intentar. LA fiesta. Gente tomando (y tomada) en todos lados: pubs, confiter�as, la calle, arriba de un tacho de basura, sobre escaleras, arriba de los autos, abajo de los �rboles, de d�a, de noche, rubia, roja o negra. Vale aclarar que en ning�n momento hubo desmanes, peleas, grescas o como quieran llamarle al t�pico revoleo de sillas. Siempre en el mejor de los ambientes y con la �nica intenci�n de pasarlo bien. Adentro del predio, la diversi�n estaba garantida, m�s all� del precio de las recargas de los chopps, la m�sica t�pica y el magn�fico estado de �nimo de la gente hizo que todo calzara justo. Ser� mejor dejar que las im�genes hablen por s� mismas. Lunes de paseo, compras, limpiar y partir. El clima segu�a d�ndonos su buen gui�o durante la ma�ana, y a la tarde ya comenz� a despedirse tambi�n. Ya el fervor no era el mismo de la noche anterior, la gente comenz� a irse temprano por falta de medios de transporte. Truco sobre el c�sped. Fernet en un Termo. Envido y vale cuatro. Volver a C�rdoba Capital, todo vertiginoso y cansino al mismo tiempo, luego el regreso a casa. Pero con el sabor en la boca de haber disfrutado uno de los mejores viajes que hice, y que planeo seguir haciendo. Si tienen la oportunidad, vayan. Si tenemos la oportunidad, vamos. Siempre hay un tipo con gorro gracioso y tiradores dispuesto a ofrecerte su chopp. Y su fiesta.

7.10.04

Cuando se ama (Sei que me amavas)

No, no vivo escuchando a Laura Pausini, pero esta canci�n en particular, me regal� m�s de un buen momento...
[Laura Pausini] No digas no Que te conozco y s� como piensas No digas no [Gilberto Gil] Os tempos vao Foram-se os tempos e agora te calas Tu j� nao falas se falo de amor Se tens as malas prontas, nao finjas, tudo acabou Porqu� ja nao se v� O teu sorriso ao amanhecer Porqu� ja nao sou mais teu bem-querer [Laura Pausini] Cuando se ama el final se presiente Se nota un fr�o , un vac�o tan triste , Como en un film se adivina la escena Cuando se va , oh no! [Gilberto Gil] Se o amor acaba a ningu�m cabe a culpa Se o amor acaba nao cabe disculpa [A d�o] Agora Aperte as minhas maos, sim Pra que reste a recordar, sim Amanha [Gilberto Gil] No puede ser Disimular y negar la evidencia, Como haces t� cuando intentas fingir Sin tener el valor de decirme qu� pasa aqu� [Laura Pausini] Ser�, dentro de m�, Como una noche de invierno porque Quiz� ya desde hoy no te ver� [Gilberto Gil] Sei que me amavas e agora � ao tarde Sei que me amavas e agora � saudade No nosso filme o fim ser� triste Nao quero ver, oh nao! [Laura Pausini] Sabes que � chegada a hora das dores Dores de quando se acabam os amores Agora [A d�o] Aperte as minhas maos, sim Pra que reste a recordar, sim Amanha Nao estar�s Mais aqu�

6.10.04

Tanto y tan poco

Tan poco se necesita a veces para tener tanto. Como solemos correr, atr�s de figuritas de colores, de avisos que te venden irrealidades. Que maravillosos los momentos en que nos damos cuenta que lo �nico que necesitamos, son tres horas de una noche y un grupo de amigos... Y todo sali� perfecto. No hubo planes. �Qui�n los necesitaba? De eso se trata una buena noche, de pura improvisaci�n, de una constante sorpresa. Y todos estuvimos a la altura de nuestros papeles. �La escena? Impecable. Como una de esas representaciones, que uno ve en la calle, deteni�ndose un momento sin esperar demasiado, y se encuentra con algo digno Maipo, o del Gran Rex. Por suerte esas cosas suceden, y m�s seguido de lo que uno espera. Fue una noche cualquiera, en una ciudad cualquiera, en un lugar cualquiera. �La diferencia? No estar con cualquiera, una canci�n que acompa�a al caminante, un Toblerone. Tan poco. Y tanto, al mismo tiempo. Gracias por tanto cumplea�os.

5.10.04

La primera cita

"Una mujer no deber� tener relaciones sexuales en su primera cita, a�n ante un eventual amante, por el solo hecho de que ser� mal visto, aunque asi ella arda de deseos". Si hay algo m�s molesto que los mitos, eso ser�an los mitos que te condicionan a realizar algo placentero. Bueno, destruyamos uno o dos el d�a de hoy (y de paso, iniciemos un buen debate)... Gimena est� acostada en la cama, mientras �l recostado sobre ella, se dedica a posar sus labios y recorrer su zona abdominal. C�mo llegaron a esta situaci�n, realmente no importa. Ella, cree realmente que lo que pase en ese momento estar� bien, est� lista para hacerlo. �l, que siente el momento adecuado igual que ella, le cede el control dici�ndole que ser� lo que ella quiera. Ella... Ella ya no dice m�s nada. Y nada m�s vas a pasar, porque una idea se aloj� repentinamente en su cabeza : "no tengo que acostarme con nadie en la primera cita, no quiero que piense que soy f�cil". S�lo bast� esta idea, para que ya no diga m�s nada, para que su compa�ero ya no prosiga, para que la noche termine en un "nos vemos despu�s". Esto, es tan terriblemente habitual, y ataca en un nivel tan sub-consciente, que pr�cticamente pasa inadvertido. Muchas mujeres se sienten tan temerosas de la opini�n del resto, hombres y otras mujeres, que sacrifican su propia satisfacci�n en pos una imagen ante la sociedad. Pero me pregunto yo, �alguien se puso a pensar que quiz�s �sta sociedad (al menos la Argentina), sea el perfecto ejemplo de la hipocres�a? Vamos, no conozco un solo var�n que viva en estas tierras, que no desee a sus mujeres, cuando no al menos, un poco m�s liberadas, m�s decididas, que tomen las riendas, que no prime la histeria, las vueltas, los dobles sentidos. Lamentablemente, esa sociedad, es la misma que cataloga a esas mujeres de "atorrantas", "ligeras", "f�ciles" o, directamente, "putas". Y por sociedad, no hablo solamente de los varones que tuvieron la inmerecida chance de estar con una de estas f�minas deseosas de explotar su sexualidad. No. Mucho m�s lamentable es ver a otras mujeres, no tan liberales, mucho m�s reprimidas, lanzar descaradamente los calificativos m�s duros, cuando en realidad, viven envueltas en s�banas fr�as y h�medas por sus deseos de liberaci�n. Y a no confundir, como quieren muchas, sexo con amor. Que a la hora de temblar del gusto, poco se acuerda alguna de un poema que le escribieron o del �ltimo ramo de flores. Pero siempre es buena cualquier excusa para no animarse a explorar los l�mites del placer. "Quiero conocer a la otra persona antes de entregarme". No sirve ver al acto sexual como un proceso donde una parte entrega y la otra toma. Es simple, hombres y mujeres de mi tierra. Matemos los mitos que aquejaron a generaciones anteriores. Que una mujer que quiera explorar sus posibilidades con algunos, tambi�n sea una "winner". Que si una chica tuvo el gusto de compartir una noche ocasional con nosotros, sea por una cuesti�n de disfrute mutuo, de m�ritos mutuos, de ganancias mutuas. No jodamos m�s, aprendamos a tener una sexualidad responsable, pero mucho m�s rica. Eso si, al primer degeneradito que toque a mi hija, le corto las pelotas. El liberalismo bien entendido, se acaba en casa.

4.10.04

Ma�anas Fr�as y Vidrios Empa�ados

�l sube las escaleras. Ella lo espera con la puerta del piso abierta. Lo invita a pasar. �l, sin saber muy bien que hacer, se para junto al ventanal y lo empa�a con el aliento, dibuja algo. - "No, no hagas eso porque se ensucia el vidrio". - "Uhhh. est� bien. Perdoname. �Tenes caf�?". - "Mmmhhh... no. No me qued� nada. Pero si queres, puedo preparar una sopa. �Queres sopa?". - "No gracias. No me gusta la sopa". Ambos callan. �l se mete las manos en los bolsillos. Se quedan mirando por un silencioso minuto. Entonces �l rompe el silencio. - "�Qu� hacemos entonces?". Ella le extiende la mano - "No s�... �Y si nos acostamos?". - "Bueno" - responde levantando los hombros. Adentro... los vidrios se empa�an completamente.

2.10.04

Tu boca

Hoy le cedo moment�neamente la palabra a un compatriota. Son todos tuyos, Julio:
Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca voy dibuj�ndola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mi para dibujarla con mi mano en tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonr�e por debajo de la que mi mano te dibuja. Me miras, de cerca me miras, cada vez m�s de cerca y entonces jugamos al c�clope, nos miramos cada vez m�s de cerca y nuestros ojos se agrandan, se acercan entre s�, se superponen y los c�clopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordi�ndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuvi�ramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simult�neo del aliento, esa instant�nea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mi como una luna en el agua.
Del cap�tulo 7 de "Rayuela". De la pluma de Cort�zar. Del centro de mis esperanzas.

1.10.04

Sowing the seeds of blog

Que semanita la que acaba de finalizar. La verdad, no esperaba tener tan buenos resultados con el blog en tan poco tiempo. Estoy sorprendido adem�s de comprobar que pude mantener el ritmo de casi una publicaci�n por d�a, sin demasiadas complicaciones. Afortunadamente las ganas de escribir se despertaron, de manera sorpresiva para mi, en el momento que las necesitaba. Estoy agradecido de por m�s, con la gente que abraz� la idea de que tenga blog, y se volc� a dejar sus comentarios y opiniones en casi todo lo que he escrito. Es un placer para mi saber lo que opinan, lo que sienten, lo que les despierta leer algunas palabras escritas por este servidor. Pero lo que m�s me sorprendi�, es que a unos d�as de haber iniciado el blog, y coment�ndoselo a unos amigos, ellos hayan decido comenzar con sus blogs personales, lo cu�l me llena de orgullo. Hoy, son ellos los protagonistas de esta publicaci�n... El primero de ellos, es M�s o Menos As� (nombre original si los hay) de Juan Pablo Winiarczyk aka Nok, un amigo personal y un muy buen programador en PHP que vive en Neuqu�n, creador de las ya famosas NokTpl (NokTemplates), un sistema muy utilizado para la creaci�n de scripts PHP que separen el dise�o del c�digo. En su blog, nos contar� un poco sobre �l y las cuestiones que le ocupan y preocupan. De momento, ya podemos saber el porqu� del nombre del blog, la relaci�n padre-hijo con el c�digo y las conmisceraciones diarias para todos aquellos que gozamos con un trabajo que no siempre es lo que esperamos. Promete y mucho, as� que los insto a que lo sigan con frecuencia. El segundo blog que quer�a comentar hoy es de una persona que tuve el agrado de conocer en mi viaje por Guadalajara, Antonio Romero aka To�o (como todos los Antonios de M�xico). Cinta caf� en karate y yerno de El Santo, en su blog La vida in�til? de Pito P�rez nos presenta todos los d�as la ejecuci�n p�blica de alg�n personaje o instituci�n. Terapia interesante, c�mo el mismo nos comenta, y mucho m�s preferible a verlo por las calles disparando contra lo que realmente le moleste. No sabr�an donde esconderse George W. Bush, Jose Origel, Fabi�n Lavalle o la m�sica Banda. Escritor un poco desproligo pero bastante prol�fico, espero que tambi�n les interese a uds el rito de ver sus ejecuciones. Muchas satisfacciones ha traido este espacio en este poco tiempo. Espero que no se detengan y no solo ser quien les da algo que leer. Vamos, que quiero leerlos a uds tambi�n.