5.2.06

Despedida

Sabr�s disculparme por esto, pero te concedo una promesa : es lo �ltimo. Ya no vas a tener que regresar para leer todo lo mal o bien que estoy haciendo las cosas, todo lo que sufro o no, y como quiero que el mundo (vos) lo sepa. Soy humano y como tal, necesito per�odos. Este no fue uno f�cil, pero fue mio. En este juego de darle forma de letras a las sensaciones y los sentimientos, encontr� en vos la fuente m�s pura. Creo que en este a�o, casi recorr� entero el espectro, extra�amente (o no tanto, no nos enga�emos) en los per�odos cuando no te tuve (que volviendo a la sinceridad, fueron mayores de lo que me enga�aba a creer). Por todo eso, gracias. Se lo reticente a agradecimientos o buenos tratos de mi parte que te volviste, pero sabr�s entender, estos son los �ltimos. Paciencia. No todo ser�n rosas, lo sabemos. Me he quedado tambi�n con algunas cosas m�s que unos sahumerios comprados de a dos, o un mu�eco nacido en tus h�biles manos. Me quedo con una bolsa de desconfianzas, que tendr� que alivianar en el camino. Me quedo con las dudas, irredimibles, de qu� fue lo que cambi� tanto de Miramar hasta ac�. Me quedo con tu imagen, me quedo con una �ltima salida que no denotaba que nunca volver�amos a vernos. Me quedo con mis dedos cerrando tu boca, para no oir de nuevo lo que antes me at� a vos. No necesit�s extra�arme de ninguna manera, para saber algo que ya sab�s. Y que s�. Me quedo con muchas cosas. Un extra�o amor por Barcelona, incluso. �Me sirvi� todo esto? �Joder! ya lo creo que si. Me vi a trav�s de tus ojos, a trav�s de los ojos de los dem�s. Descubr� muchas cosas que no me gustaron, y vi otras que si, que no cambiar�a por nada. Me sirve entender ahora que necesito ayuda para seguir descubri�ndome, para seguir aprendiendo de mi. Me qued� con este rechazo a la inacci�n, a la postergaci�n, que solo te lo debo a vos, por los motivos errados, si prefer�s. Se que puedo ser mucho m�s de lo que pensaba, y que tambi�n puedo ser much�simo menos de lo que esperan de mi. Me sirve ahora estar solo, porque as� puedo no necesitar a nadie. Y cuando no necesite a nadie, realmente voy a poder amar en serio. Entonces, �me arrepiento de algo? In�tilmente, pero si. Me arrepiento de no haber sido fiel a lo que pensaba. De no haber aceptado ese gesto en forma de CD de Amaral. Si al final, iba a terminar oy�ndolo, nada me costaba dejar de lado un poco de orgullo y aceptarlo. Quiz�s sab�as que as� ser�as recordada de otra manera. �Qui�n sabe? Me arrepiento de no poder ofrecerte otra cosa que esta vulgar manera de expresi�n, porque no puedo hacerlo mejor. De lo que no me arrepiento, es de haberte querido indiscriminadamente. Aunque a lo �ltimo fuera in�til, aunque doliera, aunque tuviera final. Te dije que te amaba tanto, que me hac�a a un lado para que buscaras ser feliz, con qui�n te hiciera feliz. Hoy s� que fue una mentira por varias cuestiones, pero lo dije con sinceridad en ese momento. Fue una mentira primero, porque no te dej� ir realmente hasta hoy. Fue una mentira porque yo no pod�a hacerme a un lado o no, porque ya estaba a un lado. Ciertos sacrificios son sencillos de realizar, cuando alguien ya los realiz� por uno. Fue una mentira, sobre todo, porque sab�a que no ibas a ser feliz. Pero ten�s que darte cuenta vos misma. El amor es lo que cada persona hace con �l. Una cosa es caer en el amor, y otra elevarse. Pero el deseo sigue siendo sincero. S� feliz. No ya porque yo quiero. Sino porque es lo que corresponde. Creo que eso es todo. Ya no podr� en alg�n otro momento ser m�s sincero y transparente que hoy, o qui�n sabe, igual ya no lo sabr�s. A partir de hoy los motivos por los que escriba, te van a parecer tan ajenos, tan impares, que no importar� si sigo siendo yo el que escriba. O si siga escribiendo. Ya no puedo mantener m�s promesas. Y as� como las noveladas no te gustan, voy a hacerla corta: Te am� much�simo. Chau pipi.

4 comentarios:

vic dijo...

Que lindo que es no tener arrepentimientos (mayores). Esperemos que lo que venga sea tanto o mejor de lo que se fu�.
Saludos

Webstudio dijo...

Gracias Vic. Apostamos a eso, siempre no? A que sea mejor. Al menos, ya comienza a ser distinto, lo que es suficientemente bueno como para intentarlo. Los arrepentimientos son otro tema aparte...

/|- dijo...

Hola Pablo;

Este texto no lo conoc�a, pero siempre lo entend� como un remate de los cuatro textos anteriores que decid�, yo solito, llamar, "Las variaciones sobre el Todo"

Un poco tarde he vuelto sobre estos textos de exorcismo que junto a una que otra v�scera has vomitado.

Y he vuelto para felicitarte de nuevo, pero claramente tengo algo m�s entre el tintero (maldita figura disfuncional en estos electr�nicos momentos), y es lo siguiente:

Cuando tuve el privilegio de leer, en primicia, las variaciones sobre el Todo, decid� concederme el derecho excesivo de sugerirte algunos detalles... pero no solamente para ayudarte, no, sino porque guardaba la esperanza de estar echando un poquitico de agua a algo que seguramente se iba a convertir en una matica de novela (un o una serie de cuentos), o francamente una novela frondosa y encantadora.

Me qued� la frustraci�n.

Era todo.

Igual est�n de exposici�n, vine a quejarme porque me dejaron solo un rato, no me pongas mucho cuidado.

Webstudio dijo...

Gracias Ale. Que m�s hubiera dado por poder satisfacer ese deseo de algo m�s extendido, m�s duradero.

Mas sabemos que esos textos nacidos del excesivo dolor no pueden mantenerse verdaderos mucho tiempo: el dolor se acaba, y por ende, la motivaci�n de escribir sobre el mismo. Cuando no soy el dolor, no puedo describirlo.

Ojal� tuviera esa capacidad de sostener un texto m�s all� de unas cu�ntas p�ginas, temo haber perdido esa visi�n maravillosa de perseguir Mariones o Tatianas. A veces, me gustar�a ser yo el perseguido.

Gracias, igual.