5.10.04

La primera cita

"Una mujer no deber� tener relaciones sexuales en su primera cita, a�n ante un eventual amante, por el solo hecho de que ser� mal visto, aunque asi ella arda de deseos". Si hay algo m�s molesto que los mitos, eso ser�an los mitos que te condicionan a realizar algo placentero. Bueno, destruyamos uno o dos el d�a de hoy (y de paso, iniciemos un buen debate)... Gimena est� acostada en la cama, mientras �l recostado sobre ella, se dedica a posar sus labios y recorrer su zona abdominal. C�mo llegaron a esta situaci�n, realmente no importa. Ella, cree realmente que lo que pase en ese momento estar� bien, est� lista para hacerlo. �l, que siente el momento adecuado igual que ella, le cede el control dici�ndole que ser� lo que ella quiera. Ella... Ella ya no dice m�s nada. Y nada m�s vas a pasar, porque una idea se aloj� repentinamente en su cabeza : "no tengo que acostarme con nadie en la primera cita, no quiero que piense que soy f�cil". S�lo bast� esta idea, para que ya no diga m�s nada, para que su compa�ero ya no prosiga, para que la noche termine en un "nos vemos despu�s". Esto, es tan terriblemente habitual, y ataca en un nivel tan sub-consciente, que pr�cticamente pasa inadvertido. Muchas mujeres se sienten tan temerosas de la opini�n del resto, hombres y otras mujeres, que sacrifican su propia satisfacci�n en pos una imagen ante la sociedad. Pero me pregunto yo, �alguien se puso a pensar que quiz�s �sta sociedad (al menos la Argentina), sea el perfecto ejemplo de la hipocres�a? Vamos, no conozco un solo var�n que viva en estas tierras, que no desee a sus mujeres, cuando no al menos, un poco m�s liberadas, m�s decididas, que tomen las riendas, que no prime la histeria, las vueltas, los dobles sentidos. Lamentablemente, esa sociedad, es la misma que cataloga a esas mujeres de "atorrantas", "ligeras", "f�ciles" o, directamente, "putas". Y por sociedad, no hablo solamente de los varones que tuvieron la inmerecida chance de estar con una de estas f�minas deseosas de explotar su sexualidad. No. Mucho m�s lamentable es ver a otras mujeres, no tan liberales, mucho m�s reprimidas, lanzar descaradamente los calificativos m�s duros, cuando en realidad, viven envueltas en s�banas fr�as y h�medas por sus deseos de liberaci�n. Y a no confundir, como quieren muchas, sexo con amor. Que a la hora de temblar del gusto, poco se acuerda alguna de un poema que le escribieron o del �ltimo ramo de flores. Pero siempre es buena cualquier excusa para no animarse a explorar los l�mites del placer. "Quiero conocer a la otra persona antes de entregarme". No sirve ver al acto sexual como un proceso donde una parte entrega y la otra toma. Es simple, hombres y mujeres de mi tierra. Matemos los mitos que aquejaron a generaciones anteriores. Que una mujer que quiera explorar sus posibilidades con algunos, tambi�n sea una "winner". Que si una chica tuvo el gusto de compartir una noche ocasional con nosotros, sea por una cuesti�n de disfrute mutuo, de m�ritos mutuos, de ganancias mutuas. No jodamos m�s, aprendamos a tener una sexualidad responsable, pero mucho m�s rica. Eso si, al primer degeneradito que toque a mi hija, le corto las pelotas. El liberalismo bien entendido, se acaba en casa.

5 comentarios:

cvander dijo...

Jajajaja. Me he cagado de la risa con el �ltimo comentario sobre tu hija. Qu� vas a hacer cuando ande con noviecito en algunos a�os y sea de las m�s asiduas lectoras del blog, llegando a este mensaje, o peor a�n que lo use en tu contra?

Muy buen post!

Webstudio dijo...

M�s all� del respiro gracioso del �ltimo comentario, me qued� pensando en las quiz�s muchas mujeres que, por no querer aparecer catalogadas de ninguna manera, evitan dejar comentarios aqu�, ya sea en modo de apoyo o en contra.

Sagi dijo...

�Y cu�l ser�a la diferencia entre tener sexo en la segunda cita y no en la primera?

Cierto que hay hombres que etiquetan muy f�cilmente de "puta" a la mujer que decide explorar y disfrutar su sexualidad abiertamente, sin mezclar sentimientos, y decide mandar al diablo los tab�es que la sociedad "decente y con moral" le ha metido en el saco de la conciencia; pero tambi�n las mismas mujeres lo hacen... y juzgando de una forma m�s dura. �Cu�ntas mujeres no quisieran saborear y disfrutar lo que nuestra misma naturaleza nos proporciona? Much�simas; pero por la cobard�a a ser err�neamente etiquetadas, prefieren pasarse al lado de los etiquetadores y formar parte de la inquisici�n; creo que es m�s reprobable que a�n sintiendo el llamado de la naturaleza, lo nieguen, y que adem�s, a la envidia y frustraci�n decidan llamarla decencia.... y que se adem�s abanderen con ella.

Sagi dijo...

... y afortunadamente; mientras est� en paz con mi conciencia, y con quienes estimo y respeto, me vale madre lo que los pendejos sin criterio puedan pensar de m�

Cadencia dijo...

Creo que lo que le pasa a las Gimenas, para evitar la discriminatoria etiqueta de "puta" es dirimirse en dos opciones:
1)Responsabilizar al otro, pensando que no siguieron porque "�l es bueno y me respeta" "Porque quiere que esto sea en serio" "Porque me valora" (N�tese que esta protecci�n de la autoestima no se permite pensar que �l no sigui� porque no le gust� sino todo lo contrario, porque le gust� "de vardad"
2)Hacer la gran "Chavo del ocho" cuando le ponen una torta de jam�n en la cara y al instante Quico se la aleja (sin convidarle). Es decir: "Ya que ni quer�a" (Despu�s no nos asombremos del aumento de la frecuencia de la frigidez en las mujeres con esta idea)
Ese fue mi aporte a la patolog�a social de la sexualidad femenina parad�jica, que cuando busca disfrutar no puede hacerlo si disfruta.