22.2.05

Las escondidas

El escondite, valioso y secreto, con el que siempre ganaba a las escondidas, era tan mio que hasta ten�a mi forma. Era para mi y me otorgaba reputaci�n... Hasta esa noche de juegos, en el que Carolina entr�, quiz�s sigui�ndome, quiz�s por azar, en mi lugar. Y nos vimos. Supo, entonces, que me hab�a robado algo grande, que a partir de ahora ella no ser�a la misma, ni yo tendr�a ya mi escondite. Entonces la bes�, era la unica manera l�gica de quedar a mano.

2 comentarios:

cvander dijo...

Estoy seguro que el lugar quedo tambi�n consolidado como aquel escondite para los dos, para disfrutar cuando nadie distra�a.

Sagi dijo...

... y el "yo interno" se convirti� en el "nosotros interno".